Estrías en el embarazo: nueve meses de cuidados

Las estrías son, por definición, unas lesiones en la piel que se producen por la rotura de las fibras de colágeno y elastina. Durante el embarazo, la piel puede llegar a estirarse hasta 10 veces su estado natural, lo que favorece la aparición de estrías.

La prevención es muy importante y, en este caso, es la mejor aliada para evitar su aparición.

Durante el embarazo, entre los cuidados, debemos incluir nuestra piel y su correcta hidratación con cremas adecuadas. Los dermatólogos recomendamos utilizarlas desde el inicio de la gestación y hasta los 3 meses siguientes al parto. Es aconsejable aplicar la crema 2 veces al día, sobre todo en las zonas más críticas y vulnerables, como las caderas, glúteos, cara interna de muslos, mamas y abdomen.

Además de la utilización de cremas para mantener hidratada la piel, la alimentación también nos ayuda. Beber agua y aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas nos ayudará a mejorar el aspecto de nuestra piel.

Tras el parto, un nuevo tratamiento revolucionario: infiltraciones de plasma rico en plaquetas

Es uno de los tratamientos más novedosos para evitar la formación de estrías, ya que su objetivo es activar a las células responsables de producir colágeno y elastina. Al tratarse de sangre de la propia paciente, no presenta riesgo de intolerancia o rechazo, por lo que se puede aplicar en embarazo y/o lactancia. El  tratamiento consiste en extraer sangre, centrifugarla en laboratorio y obtener la fracción rica en plaquetas, que se reintroduce en la piel de las zonas afectas con microinyecciones indoloras para favorecer la regeneración celular.

Esta técnica ha sido realizada durante años por los dermatólogos y los médicos estéticos para el tratamiento de cicatrices, marcas de acné o para el rejuvenecimiento facial con muy buenos resultados.

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.