Las contraindicaciones de los “piercings”

Los “piercings” están contraindicados en personas con tratamientos anticoagulantes o que padecen trastornos de la coagulación de la sangre, además de aquellas con trastornos en la inmunidad.

En general, cualquier zona anatómica del cuerpo puede ser perforada, siempre que no se comprometan las funciones vitales.  Las más demandadas son la oreja, el tabique nasal, la cola de la ceja, la zona del ombligo, los labios y la lengua.

En la oreja (no en el lóbulo), la perforación del cartílago eleva notablemente el riesgo de infección, y tarda entre 4 meses y 1 año en cicatrizar. Además, en el cartílago, aumenta el peligro alto de infección, inflamaciones y necrosis. Esto se produce porque esta zona se encuentra muy poco vascularizada y, en consecuencia, el tejido se regenera peor.

En las cejas, el periodo de cicatrización tarda entre 6 y 8 semanas. Se aconseja hacerlo en la parte externa de las cejas (nunca cerca de la nariz).

El de la lengua puede acarrear infecciones severas, aunque es un tejido que cicatriza deprisa. Sus riesgos pasan por desgarros y microtraumatismos dentales. En este caso, se recomienda higiene bucal estricta y optar por abalorios de goma /silicona.

Los “piercings” de los labios hacen que aumente la salivación, además que pueden provocar erosión de las encías, lo que puede dar inflamaciones de las mismas (gingivitis)

Los del ombligo tardan en cicatrizar entre 4 semanas y 1 año, dependiendo de la edad, el grosor de la piel y la profundidad del ombligo.

Los de la areola mamaria cicatrizan entre 6 semanas y 6 meses, y pueden generar inflamaciones y/o infecciones locales.

Pin It

Etiquetas:

Suscripción

Suscríbase a nuestro boletín por correo-e para recibir actualizaciones y manténgase conectado a través de las redes sociales.

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.