Previene el cáncer de piel: identifica la queratosis actínica.

Actualmente es muy bien conocida la relación entre la exposición solar crónica y el cáncer de piel.

También son múltiples las campañas que, a lo largo del año, nos indican la necesidad de una protección solar intensa, ya que el daño solar es acumulativo (“la piel tiene memoria”) y que vivimos en Canarias (con sol durante todo el año).

Sin embargo, una vez que se ha producido la lesión en el material genético de las células de la piel, éstas se alteran y se producen las lesiones cutáneas que pueden degenerar en un cáncer (carcinoma epidermoide). Es por ello que debemos aprender a identificar las queratosis actínicas (así se conocen estas lesiones premalignas) para, así, poder eliminarlas y evitar su transformación en cáncer.

Las queratosis actínicas suelen aparecer en zonas expuestas al sol (cara, pabellones auriculares y dorso de manos y antebrazos, principalmente) y se caracterizan por presentar unas costras (de tacto áspero). que se caen y, a veces sangran, y que posteriormente vuelven a salir y que, además, presentan una base algo roja. No suelen dar picor ni duelen y suelen tener una evolución de meses.

Si presentas alguna lesión con estas características, consulta a tu dermatólogo.

Pin It

Etiquetas:

Suscripción

Suscríbase a nuestro boletín por correo-e para recibir actualizaciones y manténgase conectado a través de las redes sociales.

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.