Frótox: la nueva bomba terapéutica en cosmética.

Un nuevo tratamiento frente al envejecimiento y sus consecuencias ha despertado gran curiosidad y admiración en la comunidad médica. La novedad de este nuevo enfoque es que no es tóxico (no es una toxina, como el Bótox) y promete ser un método más seguro para eliminar las arrugas.

Está técnica se denomina “crio-neuro-modulación”, e inicialmente ha salido con la indicación de tratamiento del dolor, al actuar sobre el tejido del nervio periférico, para bloqueando el dolor, mediante la aplicación de frío.

Es un dispositivo que dispone ya de la aprobación de la FDA americana para esta indicación. Al aplicarlo sobre el tejido del nervio periférico, éste permanece un tiempo inactivo, lo que permite además relajar los músculos de los que depende ese nervio.

Hay dermatólogos y cirujanos plásticos que emplean unas finas agujas para tratar los nervios que cruzan la frente, con la consiguiente relajación de los músculos responsables de la formación de las arrugas horizontales y verticales de la frente, consiguiendo su atenuación durante un periodo de 3-4 meses.

El procedimiento dura unos 15 minutos y se realiza con anestesia local. Conviene aclarar que sólo se ha realizado en agujas de la frente y del entrecejo, y que debe ser estudiado en otras zonas.

Entre sus ventajas está el que es un procedimiento de resultado inmediato (no requiere 48 horas para observarlos, como el Bótox) y que constituye una alternativa para aquellos pacientes que no quieran ser inyectados con toxina botulínica.

Aún  no está comercializado en Europa, pero es una técnica que dará que hablar en los próximos meses.

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.