Mucho cuidado con el sol en determinadas situaciones.

Hoy en día son  ampliamente conocidos los peligros de una exposición solar excesiva a nivel de nuestra piel. También es muy difundida la necesidad de utilizar fotoprotectores.

Sin embargo hay una serie de situaciones que pueden hacer que nos confiemos y no nos protejamos lo suficiente, con el consiguiente riesgo de quemaduras solares.

Estas situaciones, en las que hay que extremar la protección solar son:

1. Días nublados, ya que los rayos solares atraviesan las nubes y alcanzan nuestra piel.

2. Días con viento. El aire reduce la sensación de calor y, por tanto, la percepción de la exposición solar.

3. Superficies reflectantes: la arena (refleja un 25% los rayos solares), la nieve, el mar, reflejan gran cantidad de los rayos solares que reciben.

4. Prendas mojadas. Cuando una prenda (por ejemplo, una camiseta normal) se moja, se reduce su capacidad de protección solar un 80%.

 

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.