Los efectos del sol y el paso del tiempo sobre nuestra piel

A medida que pasan los años, asociado a la exposición solar acumulada sobre la piel, aparecen cambios que favorecen la aparición de lesiones en la misma.

El efecto acumulado del sol sobre la piel favorece:

– Disminución del grosor (atrofia) de la piel.

– Aparición de manchas oscuras (léntigos) y blancas (por agotamiento del melanocito) en la piel.

– Disminución del colágeno (esqueleto sobre el que asienta la piel), con alteraciones en el mismo y pérdida de tono y elasticidad de la piel, además de aparición de flaccidez.

– Aparición de “puntos rubí” o angiomas eruptivos (vasos sanguíneos dilatados de la piel) y arañas vasculares (telangiectasias)

– Aumento del número y la profundidad de las arrugas.

– Aparición de pérdida de luminosidad de la piel (tono cetrino).

Para revertir todo este tipo de lesiones es fundamental el uso de una crema fotoprotectora diaria en las zonas expuestas al sol (cara, escote y dorso de manos). Además, existen diferentes complementos dietéticos que permiten disminuir estos efectos y minimizar este tipo de lesiones, reduciendo los efectos del paso del tiempo.

Complementando estos tratamientos, en Dermatenerife disponemos de tratamientos en cabina para mejorar el aspecto de las pieles maduras.

Si quieres cuidar tu piel, sin llevar tratamientos agresivos, no lo dudes, consulta con tu dermatólogo.

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.