El decálogo de la protección solar.

El bronceado es una defensa natural de la piel que aparece frente a la exposición solar. Debe producirse progresivamente y sin que existan quemaduras solares.

El exceso de sol en nuestra piel produce: fotoenvejecimiento prematuro, manchas en la piel, cáncer de piel, arrugas, deshidratación y quemaduras solares.

Para evitar estos problemas, les exponemos 10 consejos que serán muy útiles:

1. Aplicar el protector solar 30 minutos antes de la exposición solar y con la piel completamente seca.

2. No exponerse al sol entre las 12 y las 16 horas.

3. No utilizar cámaras de rayos UVA.

4. No exponer al sol de forma directa a niños menores de 3 años.

5. Aplicar fotoprotección siempre, ante cualquier actividad al aire libre (senderismo, ciclismo, running, etc).

6. No fiarse de los días nublados, ni de estar bajo la sombrilla (la arena y el mar reflejan el sol) ni de estar en la nieve.

7. Protegerse con gorra y gafas de sol homologadas, y a los niños con una camiseta seca (la mojada deja pasar los rayos UVA).

8. Secarse bien después del baño (las gotas actúan como lupas con el sol, y nos queman).

9. Beber mucha agua.

10. Si un lunar cambia de color, forma o crece rápido, consulta a tu dermatólogo.

 

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.