¿Cómo influye el tabaco en nuestra piel?

El consumo de tabaco es un hábito muy extendido en la población general. Se conoce de forma muy clara su asociación con diferentes patologías como son tumores malignos (vía respiratoria, aparato digestivo, mucosa oral, etc), problemas cardiovasculares (infartos, anginas, hipertensión, ictus), patologías respiratorias (enfisema, asma,), etc.

Sin embargo, a nivel de piel produce también una larga serie de efectos nocivos como son:

  1. Tono apagado de la piel: “piel cetrina”, de color grisáceo, con tono apagado.
  2. Aumento de las arrugas y de la profundidad de las mismas.
  3. Aumento de las queratosis actínicas y del cáncer de piel y de labios.
  4. Aumento de telangiectasias (arañas vasculares) y tono amarillento de la piel.
  5. Potenciación del daño solar sobre la piel.
  6. Aumento de las arrugas personales (“código de barras”) por efecto de la nicotina.

Por esas y por muchas razones más, siempre le digo a mis pacientes que “cualquier día es adecuado para dejar de fumar”, y que “lo primero para dejar un hábito nocivo como el tabaco es quererlo dejar de forma clara”.

Si dejas el tabaco y quieres mejorar el aspecto de tu piel (que también mejorará al dejarlo), puedes llamar a cualquiera de nuestros 2 centros para pedir cita y poder hacer tratamientos que mejoren aún más tu piel cuando dejes de fumar.

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.