¿Qué diferencia existe entre la radiofrecuencia y los ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU)?

Esta es una pregunta que me realizan a diario en consulta así que he decidido publicarlo para aclarar las dudas. Ambas técnicas aplican calor sobre determinadas capas de la piel. El objetivo es llegar a calentar la capa baja de la dermis (dermis reticular) para estimular al fibroblasto a producir colágeno y tensar el colágeno existente, que se ha ido plegando por el efecto del sol y de la edad, lo que permite aumentar  la tensión de la piel y, con ello, mejorar la flaccidez.

La radiofrecuencia calienta la piel en todas sus capas, con lo cual, llega a alcanzar los 50-55 grados en la dermis reticular. Al calentar todas las capas de la piel, el paciente sale con eritema (rojez) de la sesión. Al perderse calor al penetrar en la piel, son necesarias varias sesiones de radiofrecuencia al año.

Los ultrasonidos focalizados, permiten, como su nombre indica, aplicar la energía de forma localizada en la dermis reticular, por lo que no se pierde calor en las diferentes capas de la piel, permitiendo elevar la temperatura de la dermis reticular en 70-75 grados, con lo que la eficacia es superior. El paciente no sale con la cara roja en ningún momento y sólo hace falta una sesión al año. Los resultados se observan desde la segunda semana y es más evidente entre el tercer y el sexto mes.

En Dermatenerife disponemos de los ultrasonidos HIFU, dada su eficacia superior a la radiofrecuencia. Llevamos trabajando esta técnica desde hace 3 años con excelentes resultados. Si quieres saber más sobre esta técnica puedes llamarnos al 922 151539, nuestro centro en Santa Cruz y coger una cita de primera vez gratuita de información de HIFU.

Pin It

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.